Wednesday, 18 July 2012

A DIETA EN VACACIONES: NOS VAMOS DE HOTEL

Ir de vacaciones a un hotel no es la alternativa más segura si se sigue una dieta en la que no conviene saltarse las indicaciones de tu dietista. Pero no es una misión imposible.
Cuando se prevé un viaje uno de los asuntos que ocupan la mente es qué comer. Según las circunstancias personales y de salud, si se viaja con niños o se tiene más independencia, el destino y el tipo de alojamiento es un condicionante. La opción del hotel tiene ventajas para nuestra comodidad pero hay que saber elegir bien para no ganar el peso que hemos perdido.

Desayuna como en casa
El desayuno de bufet libre es demasiado tentador y debemos ser firmes para no caer en la tentación. Aunque estés de vacaciones tus hábitos no tienen por qué estarlo. Intenta desayunar como en casa:
a)      Café con leche, cereales, y algo de fruta.
b)      Zumo natural, tostadas y mermelada
c)      Café con leche, tostadas y jamón york
Evita caer en la tentación de los fritos (bacon, huevos, salchichas…) y la bollería. Elige un día para tomar alguno de estos alimentos pero combínalos con tu desayuno normal, es decir, si decides comer un día bacon, que tu desayuno sea así: café con leche + 1 rebanada de pan tostado + 2 lonchas de bacon + fruta. Y si decides comer bollería, toma sólo una pieza y elige también algo de fruta.
Coge algo de fruta para la media mañana o unas tostadas

Comida
La hora de la comida es muy importante. Intenta comer temprano para evitar llegar al bufet con demasiada hambre.
El primer día siempre se ve todo muy tentador, pero piensa que cada día hay más o menos lo mismo y no hace falta que lo pruebes todo el primer día.
Intenta que haya siempre en la mesa ensalada para picar, si la comes de primer plato mucho mejor. Siempre hay muchos ingredientes para hacerte ensaladas variadas todos los días (tomate, lechuga, pepino, zanahoria, lechuga, escalora, pimientos, zanahoria, maíz, espárragos, alcachofas, jamón dulce, atún, huevo duro, pasta, arroz, aceitunas, etc.)
De segundo plato elige carne o pescado a la plancha o al horno. Si es con salsa intenta no comerla.
Opciones de menú:
a)      ensalada variada + arroz (paella o fideuá) o pasta con poca salsa + fruta
b)      ensalada + arroz o pasta (en plato de postre) + carne o pescado a la plancha + fruta

Merienda
La merienda es una oportunidad para refrescarnos y a la vez comer algo para no tener tanto apetito a la hora de la cena.
Opciones:
a)      vaso pequeño de horchata
b)      helado de vainilla, nata o limón (si es sin azúcar mejor)
c)      granizado
d)      café con leche o café con hielo + galleta
e)      1 pieza de fruta + yogur desnatado
f)       tostadas con jamón york, jamón serrano o queso
Como ves hay muchas posibilidades…

Cena
Si hemos tomado algo para merendar la hora de la cena no será demasiado tentadora. Intentaremos hacer una cena ligerita, os propongo diferentes opciones:
a)      verdura (hervida, salteada, plancha, horno, etc.) + carne o pescado plancha u horno + yogur desnatado
b)      crema de verduras + carne o pescado + yogur
c)      ensalada + carne o pescado con verduras plancha + yogur

Conclusión: con un poco de organización y esfuerzo, se puede llevar una alimentación equilibrada aunque nos vayamos de hotel.

Camina, nada, corre, baila,… haz algo de ejercicio para compensar los posibles excesos y así acabarás el verano con el mismo peso del principio o a lo mejor te sorprendes y pesas incluso menos!!

DietetiK te estará esperando a la vuelta de las vacaciones para ayudarte a conseguir tus objetivos!

FELIZ VERANO!!