Wednesday, 21 November 2012

NUEVOS TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA



 
Más allá de la anorexia y la bulimia la medicina se enfrenta ya a permarexia, seudorexia, potomania, bulimarexia, ebriorexia, sadorexia, diabulimina o Síndrome del comedor nocturno.
Son desórdenes "subdiagnosticados" que suponen desequilibrio psicológico.
Los desórdenes relacionados con la alimentación son cada vez más y más diversos. Todos conocemos los trastornos clásicos, como la obesidad, la anorexia nerviosa y la bulimia. Pero la ciencia médica se enfrenta ya a la permarexia, la seudorexia, la potomania o la diabulimina.

El Instituto de Trastornos Alimentarios (ITA) de Barcelona ha publicado recientemente el manual Controversias sobre los trastornos alimentarios.

Su origen está en el culto a la salud corporal buscando la salud total, acompañado por un canon estético ilusorio de la perfección que nos conduce a modificar o, al menos a modular, los hábitos alimentarios.

Suelen ser desórdenes "subdiagnosticados" que para el individuo pasan inadvertidos pero que conllevan un desequilibrio psicológico. Como no son identificados socialmente, cuando llegan a la consulta del especialista pueden encontrarse ya en una fase complicada.

OrtorexiaTrastorno ya algo conocido, se trata de la obsesión por la comida sana y de calidad hasta límites patológicos. El sujeto puede evitar ciertos alimentos, como los que contienen grasas, conservantes, o productos animales, y tener una mala alimentación y estar desnutrido.

VigorexiaTambién conocida, es la obsesión por el ejercicio para incrementar la musculatura con ayuda de dietas restrictivas y con suplementos proteicos y anabolizantes. Este desorden, más frecuente en el hombre que en la mujer, hace que quienes lo padecen perciban sus características físicas de manera distorsionada.

PotomaníaDeseo frecuente de beber gran cantidad de líquido de forma compulsiva y sensación de placer. Superar los 4 litros diarios puede llevar a una hiperhidrosis grave en especial si se hace en un corto periodo. A veces se asocia a la anorexia ya que beben agua para tener sensación de saciedad.


Seudorexia o PicaDeseo irresistible de comer o lamer sustancias no nutritivas como tiza, yeso, bicarbonato, algodón, pegamento, moho, ceniza de cigarrillo… Según el tipo de sustancia que se ingiera se le da nombre al trastorno siendo la geofagia o consumo de tierra el más estudiado.

EbriorexiaTendencia entre algunas adolescentes. Restringen su ingesta alimenticia para compensar el consumo de calorías que les proporcionan las bebidas alcohólicas cuando salen 'de marcha'.
Suelen estar muy informadas de la cantidad de calorías de los alimentos y de las bebidas, pero no
conocen la proporción y equilibrio de los nutrientes. Para evitar que el alcohol haga estragos tienden a comer dulces, snacks energéticos (como patatas fritas)… Una alimentación nada cardiosaludable.

SadorexiaProcede de la anorexia, bulimia y ortorexia combinado con un maltrato corporal y empleo de métodos de adelgazamiento masoquistas. También se conoce a este trastorno como "dieta del dolor".
Se emplea para llegar a una delgadez extrema con consecuencias catastróficas. Su perfil es el de personas con baja autoestima, deprimidas, que buscan la perfección y desean alcanzar lo imposible, lo que les puede llevar a la muerte.

PermarexiaTrastorno de la alimentación relativamente moderno donde la persona piensa que todo lo que come engorda y eso le lleva a probar diferentes dietas, muchas de ellas poco saludables, las llamadas "dietas milagro". Hay expertos que consideran que es el paso previo a la anorexia o a la bulimia. Se trata de un trastorno típicamente femenino.
          
BulimarexiaEs un proceso que alterna situaciones de hiperactividad y negaciones a comer típicas de la anorexia, con atracones y purgas clásicas de la bulimia. Las mujeres jóvenes suelen ser las más afectadas.
Sequedad en la piel, trastornos hormonales y cardiopatías son los problemas que aparecen en los primeros estadios de esta conducta. La presión social, las modas y la personalidad del individuo son los factores desencadenantes.

Síndrome del comedor nocturnoSe caracteriza por la ingesta por la noche de más del 25% del total de calorías que hay que tomar a diario, falta de sueño y anorexia matutina, poca o nula ingesta de alimentos en el desayuno. A la anorexia matutina le acompaña una hiperfagia (comer en exceso) en la tarde-noche con ingesta de más del 50% del total calórico después de la cena. Además provoca despertarse varias veces, ansiedad y tensión a la hora de ir a dormir.
  
Síndrome del descontrol alimentarioEs una forma incompleta de bulimia. Se trata de atracones pero sin conductas compensatorias o purgativas y con menos alteración perceptiva del propio cuerpo. Es más común entre mujeres jóvenes y también en personas obesas.
Se relaciona la ingesta rápida de una cantidad de alimento importante con una sensación de falta de control. Varias veces por semana. No existen prácticas purgativas. Se come sin hambre hasta sentirse desagradablemente lleno y se hace a solas por vergüenza, depresión o sentimiento de culpa.
  
ManorexiaEs la anorexia referida a los hombres que tienen pánico a engordar y se ven gordos. Suelen exagerar el deporte y restringir la dieta. Pueden sufrir este desorden los bailarines, modelos o presentadores de televisión.
  
PregorexiaAparece en las mujeres embarazadas a las que les horroriza engordar y hacen dietas. A veces, inducen el vómito. Es muy peligroso para la madre y para el hijo.
  
Si te sientes identificado/a con alguno de estos trastornos te recomiendo que acudas a un especialista para que te aconseje y te guíe.