Saturday, 9 February 2013

RELACIÓN DIETA - CANCER

Según un reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) el sobrepeso, aumenta un 30% las muertes por cáncer.

Ante noticias como esta, y considerando que cerca de un 65% de los españoles padecen sobrepeso, me pregunto cuántos estudios como el realizado por el Instituto de Obesidad son necesarios para que las autoridades de nuestro país pongan remedio a esta situación.
El mismo informe de la OMS dice también, que este porcentaje de muertes provocadas por el cáncer puede evitarse con un cambio en los estilos de vida y con comportamientos más saludables.
Pero este cambio debe empezar a gestarse desde los cimientos.
Noticias como esta nos muestran que es necesario actuar ya, por eso una vez más desde este blog reclamamos que se incluyan en los planes docentes asignaturas que tengan que ver con la nutrición y alimentación.

Seguimos sin entender como se le da prioridades a asignaturas como religión en un país libre y en el que cada uno puede decidir por sí mismo, y no existe ningún interés por formar a los alumnos en un tema que puede poner en riesgo su salud en el futuro.

En ese mismo estudio la OMS ha señalado que los hombres obesos son más proclives a sufrir cáncer de colon o próstata, mientras que las mujeres obesas tienden a padecer de cáncer de mama, útero u ovarios.

Por ello, una vez más desde aquí, recomendamos apostar por formas de vida saludables que ayuden a mantener un peso adecuado, con una dieta equilibrada y ejercicio físico diario como algunas de las claves del éxito en la prevención de esta y otras enfermedades.

Y nos revelamos contra las personas que diseñan los planes educativos en los que incluyen asignaturas que no aportan ningún valor a los alumnos y dejan de lado las que verdaderamente pueden aportarles un beneficio en sus vidas.

Si el problema es económico, tal vez deberían estudiar el impacto económico sobre el gasto sanitario que produce tener un 65% de la población obesa, cifra que como no se ponga remedio irá en aumento en los próximos años, las enfermedades derivadas de la obesidad generan un gasto sanitario en nuestro país superior al gasto que supondría realizar una correcta labor de prevención.

Es admirable la lucha que hace nuestro país contra los fumadores, no escatimando en gastos e incluyendo polémicas leyes restrictivas, pero si tenemos en cuenta que sólo un 30% de la población española es fumadora, no se puede comprender como no existe una lucha similar en contra de la obesidad teniendo un 65% de la población con sobrepeso y estando en los primeros puestos a nivel mundial en obesidad infantil.

A las consecuencias que van a producir los recortes constantes que está sufriendo la educación en nuestro país, habrá que sumarle las consecuencias físicas que producirá en el futuro una elección inadecuada de los planes educativos.

Tenemos las mejores armas para combatir la obesidad, la dieta mediterránea, personal cualificado, pero nos falta lo más importante, la implicación y apoyo del gobierno e instituciones.

¿A qué esperan?