Wednesday, 10 July 2013

DIETA DE LA ZONA



Hoy quería hablaros de otra de esas dietas con las que hay que tener mucho cuidado.

Como siempre, es obligatorio recordaros que mi consejo es que antes de decidirse por una dieta os pongáis en contacto con un/a dietista diplomad@, para que os indique cuál es la dieta más apropiada para vosotros, ya que para hacerla tendrá en cuenta datos muy importantes como hábitos alimentarios, ritmo de vida y horarios que serán claves para que la dieta tenga éxito, sin poner en riesgo la salud.


Esta dieta está basada en una proporción de macronutrientes 40-30-30. Es decir, 40% de Hidratos de Carbono, 30% de Proteínas, 30% de Grasas. Por lo que estamos ante una dieta hiperproteica.
 
 

Además, con una distribución de calorías mucho menor a las necesidades energéticas de las personas que las suelen seguir, por lo que aparte de hiperproteica es muy hipocalórica.

Los nutricionistas, para realizar una dieta realmente equilibrada intentamos seguir unas proporciones de macronutrientes basada en: 50-60% para hidratos de carbono, 12-18% proteínas, 25-35% grasas.

Si os fijáis en las proporciones de la famosa dieta de la zona la desproporción es evidente, ante lo cual podemos afirmar que estamos ante una dieta desequilibrada.

Quiero recordaros que según la AEDN las dietas hiperproteicas, implican riesgos para la salud: como debilidad, riesgo de fractura ósea, aumento de peso a largo plazo, síndrome metabólico, daño renal, desórdenes gastrointestinales, pérdida de la autoestima, depresión y alteraciones en el comportamiento alimentario. Opinión que comparto al 100%.

La Dieta de la Zona defiende que no sólo es importante que la relación 40-30-30 se dé durante todo el día, sino en cada una de las ingestas, como esto es realmente complicado cuando uno está fuera de casa, nos ponen a nuestra disposición una serie de productos (barritas, galletas, tentempiés salados, batidos…) que incluso dividen por “bloques” de calorías. De manera que algunos de sus productos tienen 1 bloque = 100 kcal aproximadamente.  

Solo nos queda saber si los productos han sido realizados a razón de la distribución de macronutrientes, o la distribución de los macronutrientes ha sido realizada para que encaje con los productos.

Os recuerdo que debéis tener presente que no porque una dieta le haya funcionado a tu vecin@, amig@ o familiar significa que os vaya a funcionar a vosotros, cada persona es diferente, nuestro metabolismo funciona de forma diferente y nuestros hábitos también lo son. Desde este blog os recomiendo que contactéis con un/a dietista diplomad@ y él/ella os indicará qué dieta se adapta mejor a vosotros.

No lo dudes, ponte en contacto conmigo ahora mismo clickando aquí, y hablaremos de qué dieta seguir sin poner en riesgo tu salud.