Tuesday, 2 July 2013

LIGHT, BAJO EN GRASA, CERO CALORÍAS, ETC. LA VERDAD SOBRE EL ETIQUETAJE

Muchas veces cuando voy al supermercado, ya sea por mi profesión o por mis inquietudes, no puedo evitar fijarme en esos artículos que llaman la atención por su etiquetaje haciendo referencia a que ayudan a adelgazar o son la mejor alternativa para mantener la línea.
Pero lo cierto es que detrás de ese etiquetaje podemos encontramos con verdades a medias, ya sea por vacío legal o por intereses de ventas. Y es que muchos de los artículos que nos encontramos con etiquetaje que incluyen términos como light, cero calorías, etc. no necesariamente son artículos que nos ayuden a adelgazar.

Por ello en el post de hoy voy a intentar explicaros qué significa cada término.


En mi opinión es el término utilizado más a la ligera y el que más engaña al consumidor. Un alimento light no es más que un alimentos con un 30% menos de calorías respecto a su original. Es decir, una mahonesa light tiene 30% menos de calorías que la mahonesa versión original.

Por lo tanto, si tomo productos light significa que estoy adelgazando?

Para nada, un ejemplo muy gráfico es imaginar un pastel con, voy a decir una barbaridad, 10.000 Kcal. Si aplicamos el criterio por el cual con un 30% menos de calorías ya es válido para considerarlo un producto como light, si fabricamos ese pastel con 7.000 Kcal ya podemos considerarlo light y por lo tanto no engorda??

Si tenemos en cuenta que una dieta equilibrada para un adulto varón está entorno a las 2.000 Kcal diarias podéis imaginar el destrozo que hacemos en nuestra dieta si nos metemos un producto light como el del ejemplo…

Vuelvo a decir que es un ejemplo muy, muy exagerado pero la intención es que se tome conciencia de lo que significa la palabra light realmente y saber que no porque ponga light estamos ante un producto que adelgace ni bajo en calorías.

Bajo valor energético:

Es importante indicar que esta etiqueta sólo es válida si el producto nos aporta menos de 40Kcal por cada 100 gramos o 20 Kcal por cada 100 ml. Si estamos ante una etiqueta de estas características sí que nos encontramos ante un producto de bajo valor energético, pero cuidado, debemos mirar la capacidad del envase ya que el bajo valor energético está condicionado a un peso o una medida y a veces el envase puede ser superior a la ración indicada como bajo valor energético.

Cero calorías:

Esta etiqueta está muy de moda últimamente, el que indique 0 Kcal no significa que no tenga ninguna, se considera una etiqueta válida cuando aporte menos de 4 kcal por cada 100 gr o 100 ml, por lo tanto en una botella de 2 litros de un refresco considerado como cero podemos encontrarnos hasta 80 Kcal.

Bajo en grasas:

En este caso estamos ante alimentos que no pueden aportar más de 3 gramos de grasa por cada 100 gramos de producto o 1,5 gramos por cada 100 ml si estamos ante líquidos. También nos podemos encontrar artículos “sin materia grasa” en este caso pueden contener un máximo de 0,5% de grasa por cada 100 ml o 100 gramos.





Concluyendo:

Es importante saber que cuando estamos hablando de alimentos bajos en grasas nos encontramos ante alimentos que también son bajos en calorías.

Sin embargo, si hablamos de alimentos light, no tenemos porqué estar ante un artículo que sea bajo en grasas ni en calorías.

BAJO EN GRASAS, SÍ!
BAJO EN CALORÍAS, CUIDADO!