Thursday, 20 February 2014

Cuida tus dientes a través de los alimentos



Sin duda, nuestra dentadura es una parte fundamental de nuestro organismo. Nos acompaña durante gran parte de nuestra vida y tenemos la obligación de cuidarla para tener una buena salud. Los dientes y muelas son imprescindibles en el proceso de digestión de los alimentos, participan en la primera fase de ésta triturándolos para que lleguen al estómago bien deshechos y sea más fácil el proceso de digestión.
Así mismo, los alimentos que ingerimos influyen en el buen estado de nuestras piezas dentales, por ello os quiero dejar unos consejos para mantener una salud dental adecuada.

En primer lugar y muy importante es una correcta higiene dental, es decir, lavarse los dientes después de cada comida y utilizar complementos como el hilo dental o colutorios para completar la limpieza.


En cuanto a alimentos, debemos evitar el exceso de azúcar simple procedente de chucherías, bollería y chocolates.
Las manzanas y otras verduras crujientes como el apio o la zanahoria, gracias a su textura, ayudan a limpiar esos rincones que son inaccesibles para el cepillo.
El flúor también debe estar presente en nuestra dieta ya que vuelve más resistente el esmalte dental. Encontramos flúor en alimentos como el pescado, el marisco, el té negro y el té verde.
Los lácteos como la leche, el yogur y el queso son ricos en calcio y vitamina D, además tienen un pH alcalino que puede neutralizar el ácido que forman en la boca las bacterias.
El consumo de agua también es importante ya que evita la sequedad bucal y barre las bacterias que permanecen en la boca.
Los alimentos ricos en fibra (cereales integrales, legumbres, frutas y verduras) también ayudan, ya que necesitan una mayor masticación y estimulan la producción de saliva, el neutralizador de la boca.
El magnesio es un mineral que forma parte de la estructura dental y podemos encontrarlo en frutos secos, pescados, carne y mariscos. Las frutas con más contenido en magnesio son la manzana, el aguacate y el plátano.
Hay que intentar evitar el consumo de alimentos que amarillean los dientes tales como el café, el té y las moras. Y por supuesto el tabaco.

Como veis, además de tener una buena higiene bucal, los alimentos también juegan un papel importante en el buen estado de nuestra boca.