Monday, 5 September 2016

Síndrome post-vacacional, qué es?

Pues es lo que estáis viviendo ahora mismo!! Sensación de apatía, desánimo, irritabilidad, nerviosismo, falta de motivación, insomnio…


Es lo que sucede después de haber estado unas semanas de vacaciones, sin estrés, desconectados del trabajo, disfrutando del tiempo libre…

Estos síntomas los padecen un 30% de la población, pero tranquilos que suelen durar como máximo 15 días.




Os dejo unos consejos para paliar estos síntomas:


Volver antes de tiempo. No apures las vacaciones hasta el último día. Es mejor volver a casa un par de días antes de reincorporarte al trabajo para retomar tus rutinas y ordenar tus cosas. Así tu mente se va acostumbrando al día a día de forma progresiva.

Volver entre semana. Si regresas al trabajo el miércoles, tendrás menos días por delante antes de tener un merecido descanso. Con este truco, la reincorporación será más progresiva y la semana más corta.

No querer hacerlo todo el primer día. Has estado de vacaciones unos días, cuando vuelvas seguro que tendrás trabajo que se ha ido acumulando mientras no estabas. Es importante no querer resolverlo todo el primer día. Dedica un tiempo a analizar qué tareas tienes que hacer. Prioriza aquellas que son más importantes o urgentes. Es recomendable empezar por aquellos trabajos que te son más placenteros y sencillos. Marca unos objetivos a cumplir la primera semana. Vigila que sean realistas, no te pongas unos inalcanzables porque esto te provocará aún mayor estrés. Poco a poco irás recuperando tu ritmo habitual.

Que se hayan terminado las vacaciones no significa que no puedas divertirte. Organiza tu tiempo libre. Intenta dedicar unas horas del día a ti mismo y a las cosas que te gustan, así desconectarás durante un rato y no verás tantas diferencias con las vacaciones. Haz planes durante los fines de semanas o festivos y así no pensarás que aún faltan muchos meses para las próximas vacaciones. Es un error que solo hará que te deprimas aún más.

Márcate retos en el trabajo. Si buscas nuevos objetivos, el regreso no te parezca tan monótono. Gracias a esto irás más animado a tu puesto de trabajo.

Recupera las horas de sueño. Normalmente, cuando disfrutas de las vacaciones cambias tus hábitos relacionados con el sueño.  Se acostumbra a trasnochar y a dormir de más o de menos. Es muy importante volver a las rutinas del sueño antes de volver al trabajo. Es básico dormir las ocho horas diarias por la noche. Los primeros días es recomendable evitar la siesta porque te podría quitar horas de sueño por la noche.

Hacer deporte. El deporte liberar endorfinas, lo que te hace sentir más feliz y optimista. Gracias a ello nuestra mente se libera del estrés. Además, así conseguirás romper con las monotonías del trabajo.

Fíjate en lo positivo.  A lo largo del día seguro que te pasan cosas positivas, solo te tienes que fijar en ellas. Busca la complicidad y buen rollo entre tus compañeros que te ayudarán a trabajar más contento y con energía.

No beber ni alcohol ni cafeína. Todas las bebidas con cafeína agudizan los síntomas de estrés por lo que es mejor no tomarlos los primeros días. Por otro lado, el alcohol puede agravar los síntomas posvacacionales, como pueden ser la apatía o la depresión.

Lleva una dieta equilibrada, eso te hará sentir mejor y quizá puedas perder algún kg que seguro te has traído como “souvenir” de las vacaciones…