Sunday, 9 April 2017

AZÚCARES SIMPLES Y AÑADIDOS



Seguro que últimamente estás escuchando mucho hablar del azúcar, que si añadido, que si propio de los alimentos… ¿Son todos iguales? La respuesta es NO. De hecho, ya llamarlos azúcares no es correcto. Lo correcto es llamarlos hidratos de carbono (son estructuras formadas por moléculas de azúcar).


 Resultat d'imatges de azucares simples

La OMS (Organización Mundial de la Salud) dicta que no debemos superar los 30g diarios, pero la realidad es que los superamos y con creces!!

Dentro de los hidratos de carbono, existen dos tipos: los hidratos de carbono complejos y los hidratos de carbono simples, que se diferencian entre sí por la cantidad de moléculas de azúcar que contengan, y esto dará lugar a distintas reacciones en el metabolismo.

Explicado de una forma sencilla:
Los hidratos de carbono simples, al estar formados únicamente por una o dos moléculas de azúcar, son fáciles de digerir, ya que se descomponen de forma rápida y entran muy fácil en sangre, dando lugar a un pico de glucosa, que desencadenará un torrente de insulina, convirtiendo este azúcar en grasa.
Los hidratos de carbono complejos, al estar formados por varias moléculas de azúcar, es más complicada la digestión, se liberan al torrente sanguíneo de una forma lenta, necesitando menos insulina y por lo tanto menos grasa.

Resultat d'imatges de azucares complejos

Los hidratos de carbono simples, están presentes en los productos refinados: azúcar de mesa, harinas refinadas, miel, refrescos, galletas, etc.
Los hidratos de carbono complejos, están presentes en las patatas, cereales integrales, legumbres, verduras, etc.

¿Necesitamos azúcares esenciales para vivir?
Sí, el combustible que necesita el cerebro para funcionar es la glucosa uno de los azúcares con mayor presencia en los alimentos, pero en nuestra mano está, en qué forma le damos esta glucosa. 

De una forma más saludable, a través de los hidratos de carbono complejos, o de una forma más dañina, que sería a través de los hidratos de carbono simples. 

Así que en vuestras manos está elegir qué tipo de combustible queréis darle a vuestro organismo!!

Thursday, 6 April 2017

ACEITE DE PALMA ¿UN PROBLEMA PARA NUESTRA SALUD?


Estos días han aparecido algunas noticias de grandes cadenas de supermercados que han retirado el aceite de palma de sus productos.
Si nos quedamos ahí y no leemos más a fondo, podemos pensar que esta decisión viene dada por algún problema de salud que genera el consumo de este producto.

Pero la realidad es otra, intentaré explicaros que es el aceite de palma y cuál es la razón por la que se está retirando, pero os adelanto que principalmente no es por que sea nocivo para nuestra salud.
Seguro que en casa tenemos algún tipo de producto de bollería industrial, si es así es muy probable que entre sus ingredientes se encuentre el aceite de palma o grasa de palma.


Esta grasa saturada de origen vegetal se utiliza en muchos de los alimentos horneados dulces y salados de origen industrial. El aceite de palma es extraído de frutos similares a las aceitunas, drupas, producidos por diferentes variedades de palmeras.
Para mantener la textura suave de pasteles, bollos y cremas para untar, se debe utilizar una sustancia grasa que evite que el producto se seque demasiado y se endurezca. En casa se suele usar la mantequilla, una grasa saturada que permite obtener una mejor consistencia de la masa en comparación con el aceite de oliva u otros aceites vegetales, que son insaturados. El aceite de palma tiene la ventaja de ser casi sin sabor, siendo por lo tanto mejor que la mantequilla, que altera el gusto de los elaborados en los que se utiliza. A parte de ser más barato y conservarse más fácilmente.

¿Es perjudicial para la salud?
Al igual que cualquier otra grasa saturada, debe ser consumido con moderación, como ya lo hacemos con la mantequilla. La obesidad o la diabetes infantil dependen principalmente de los hábitos (alimentarios y no) y por lo tanto de las cantidades ingeridas, no necesariamente del tipo de grasa utilizada.