Thursday, 27 February 2014

DIEZ COSTUMBRES HIGIÉNICAS QUE TODOS DEBERÍAMOS SEGUIR

Hoy os quiero recomendar un artículo que publicó elconfidencial.com sobre buenas costumbres higiénicas, que son muy sencillas pero que puede que tengamos un poco descuidadas. Con un simple gesto podemos reducir las infecciones de toda la familia.



La higiene empezó a preocupar a la humanidad en la segunda mitad del siglo XIX, cuando los avances en medicina mostraron que bastaba seguir una serie de recomendaciones sencillas para evitar muchas de las infecciones que nos hacían la vida imposible. Con el tiempo, la población fue interiorizando unos consejos básicos de higiene –como lavarse las manos o ducharse con frecuencia–, pero ocurrió una contrapartida que no esperábamos: la frecuencia de ciertos hábitos comenzó a ser excesiva, y otras cuestiones, igual de importantes, se olvidaron o empezaron a acomenterse de forma incorrecta..
El médico francés Frédéric Saldmann explica en El mejor medicamento eres tú (Aguilar), un manual de salud cotidiana del que se han vendido más de 400.000 ejemplares en el país vecino, qué consejos de higiene básica no deberíamos olvidar bajo ningún concepto.

1. Lavarse las manos     
Es una obviedad, pero muchos la olvidan. No hace falta estar todo el día con las manos bajo el grifo, pero la sencilla costumbre de lavarse las manos antes de comer y después de ir al retrete reduce en un 20% las posibilidades de contraer infecciones respiratorias y digestivas.

2. Cerrar la tapa del váter
Esta sencilla costumbre, que muchos se saltan, evita que los gérmenes se extiendan por todo el baño y acaben en nuestros pulmones. Si la tapa del inodoro está abierta cuando tiramos de la cadena, los gérmenes fecales se desplazan casi dos metros a todas las direcciones.

3. Cambiar la almohada regularmente
Al cabo de dos años el 10% del peso de una almohada que no ha pasado por la tintorería corresponde a ácaros muertos o deyecciones de éstos.

4. Limpiar la nevera
Debemos vaciar la nevera y limpiarla por completo dos veces al mes. Los microbios como la temible Listeria se desarrollan justamente en atmósferas frías y húmedas a cuatro grados, y no nos interesa que anden cerca de nuestra comida.

5. Congelar los alimentos crudos
Este es un consejo que hace unos años se impuso en todos los restaurantes de España, pero en muchas casas sigue sin tomarse. Congelar el pescado si se quiere consumir crudo elimina el anisakis, un parásito que puede ser la causad de una perforación intestinal; hacer lo mismo con la carne de buey preparada para steak tartar evita contraer la solitaria.

6. Mantener separados los utensilios de limpieza
Las herramientas que usamos para limpiar son un vector terrible de suciedad. Una esponja o una bayeta pueden convertirse en un nido de microbios si no se pasan por lejía regularmente antes de ponerlas a secar. Los trapos de cocina deben lavarse los más a menudo posible a sesenta grados, y jamás deben reutilizarse si están húmedos.

7. No compartir la toalla
La toalla no se debe compartir con toda la familia: al pasarnos la toalla nos pasamos al mismo tiempo los microbios. La toalla, además, debe estar bien seca antes de usarse. Si todavía está húmeda, es mejor tirarla sin vacilar al cesto de la ropa sucia, porque una toalla húmeda es un perfecto medio de cultivo para que se desarrollen los microbios. En veinticuatro horas tienen tiempo suficiente para multiplicarse. Resultado: una vez limpio habrás esparcido por tu cuerpo una colonia de microbios que se desarrollarán perfectamente en los pliegues, provocando luego rojeces e infecciones. El guante de ducha sólo se debe utilizar una vez, y luego lavarlo. De lo contrario servirá para repartir la mugre por todo el cuerpo.

8. Lavar el cepillo de dientes
Es aconsejable cambiar regularmente de cepillo de dientes, sobre todo después de una gripe o unas anginas, para evitar volver a sembrar y arrastrar las infecciones. Para ahorrar en cepillos de dientes basta con ponerlos a lavar de vez en cuando en el lavavajillas, con el detergente habitual. Un estudio científico ha demostrado que este método hacía desaparecer la totalidad de los microbios presentes.

9. No acumular platos en la pila              
La pila de la cocina puede llegar a acumular 500.000 bacterias por metro cuadrado y, si somos de acumular vajilla, convertiremos el fregadero en el lugar más sucio de nuestra casa, por encima del váter. Si no puedes lavar los platos en ese momento, enjuágalos con agua y unas gotas de lejía para evitar que se forme un caldo de cultivo.

10. Limpiar los objetos cotidianos
Es importante no olvidar limpiar los objetos cotidianos que quizás jamás hemos limpiado: el mando de la tele, los interruptores de la lamparilla de noche, el teléfono portátil, las gafas, la parte de debajo del reloj… Sabiendo que el 92% de los móviles están recubiertos de microbios, entre ellos un 16% de bacterias fecales, hay motivos suficiente para limpiarlos y, en todo caso, para evitar prestarlos e intercambiar la porquería. 



 
Blog de recetas sanas: http://recetascocinasana.blogspot.com/
Contacta con la dietista: http://www.dietetik.es/

Thursday, 20 February 2014

Cuida tus dientes a través de los alimentos



Sin duda, nuestra dentadura es una parte fundamental de nuestro organismo. Nos acompaña durante gran parte de nuestra vida y tenemos la obligación de cuidarla para tener una buena salud. Los dientes y muelas son imprescindibles en el proceso de digestión de los alimentos, participan en la primera fase de ésta triturándolos para que lleguen al estómago bien deshechos y sea más fácil el proceso de digestión.
Así mismo, los alimentos que ingerimos influyen en el buen estado de nuestras piezas dentales, por ello os quiero dejar unos consejos para mantener una salud dental adecuada.

En primer lugar y muy importante es una correcta higiene dental, es decir, lavarse los dientes después de cada comida y utilizar complementos como el hilo dental o colutorios para completar la limpieza.


En cuanto a alimentos, debemos evitar el exceso de azúcar simple procedente de chucherías, bollería y chocolates.
Las manzanas y otras verduras crujientes como el apio o la zanahoria, gracias a su textura, ayudan a limpiar esos rincones que son inaccesibles para el cepillo.
El flúor también debe estar presente en nuestra dieta ya que vuelve más resistente el esmalte dental. Encontramos flúor en alimentos como el pescado, el marisco, el té negro y el té verde.
Los lácteos como la leche, el yogur y el queso son ricos en calcio y vitamina D, además tienen un pH alcalino que puede neutralizar el ácido que forman en la boca las bacterias.
El consumo de agua también es importante ya que evita la sequedad bucal y barre las bacterias que permanecen en la boca.
Los alimentos ricos en fibra (cereales integrales, legumbres, frutas y verduras) también ayudan, ya que necesitan una mayor masticación y estimulan la producción de saliva, el neutralizador de la boca.
El magnesio es un mineral que forma parte de la estructura dental y podemos encontrarlo en frutos secos, pescados, carne y mariscos. Las frutas con más contenido en magnesio son la manzana, el aguacate y el plátano.
Hay que intentar evitar el consumo de alimentos que amarillean los dientes tales como el café, el té y las moras. Y por supuesto el tabaco.

Como veis, además de tener una buena higiene bucal, los alimentos también juegan un papel importante en el buen estado de nuestra boca.



Wednesday, 12 February 2014

Remedios para paliar los efectos secundarios de la quimioterapia




Normalmente los efectos secundarios de los tratamientos de quimioterapiay/o radioterapia afectan a la mayoría de los pacientes tratados. Por eso es importante saber que hay remedios para ayudarnos a sobrellevarlos mejor.
Una terapia efectiva es la llamada ortomolecular/dietética, consiste en tomar dosis de oligoelementos ya sea farmacológicamente o a través de los alimentos, cuyos efectos son beneficiosos para nuestro organismo enfermo.
  • Vitaminas A, C, E, Selenio y Zinc: por su efecto antioxidante ayudan a sobrellevar mucho mejor los efectos de la quimioterapia.
    • Alimentos ricos en vit. A: ternera, pollo, pavo, huevos, pescado, zanahoria, brócoli, espinacas, calabaza, melón y albaricoques.
    • Alimentos ricos en vit. C: naranjas, fresas, kiwis, piña, pimientos, berro, brócoli, coliflor, coles de Bruselas y tomates.
    • Alimentos ricos en vit. E: almendras, avellanas, cacahuetes, albaricoques secos (orejones), aceitunas verdes y espinacas.
    • Alimentos ricos en Selenio: nueces, atún, bacalao, gambas, lenguado, cereales, col, coliflor, champiñones, melocotón, manzana, melón, naranja, plátanos, uvas, pan, pasta (macarrones, etc.) y tomates.
    • Alimentos ricos en Zinc: carne de caballo, ternera, cerdo, cordero, pollo, huevos, langosta y queso.
  • Los aceites Omega 3, 6 y 9 favorecen la regeneración de los tejidos y son antiinflamatorios naturales, así como su propiedad de analgésico perfecto para los dolores articulares. Alimentos: pescado azul (salmón, atún, sardina, trucha, caballa,…), aceite de oliva virgen y nueces.
  • Alimentos ricos en Hierro: legumbres, vegetales, hortalizas, carne roja, berberechos, pollo, brotes de soja, etc. procurar tomar siempre estos alimentos junto a otros que sean ricos en vitamina C como cítricos, tomates y pimientos para una mayor absorción.
  • Levadura de Cerveza: aporta hierro, vitaminas del grupo B, Cobre y Selenio.


Otra terapia muy recomendada es la Fitoterapia
La fitoterapia o terapia con plantas medicinales puede ayudarnos a combatir esos efectos secundarios:
·       Jugo de Aloe Vera: el jugo de Aloe Vera tomado en ayunas es un buen "limpiador" de sangre así como energético y cicatrizante.
·       Alcachofera: es una planta ideal para limpiar el hígado, que es un órgano que queda muy afectado en la quimioterapia.
·       Uña de Gato: esta planta está indicada como protectora anticancerígena, incrementa las defensas a la vez que aumentando la energía.
·       Diente de León: ideal para las buenas digestiones, así como también trata la vesícula biliar e hígado.
·       Cola de Caballo: para la retención de líquidos, vigilando la hipotensión ya que baja la tensión arterial.
·       Corteza de limón: ideal para las nauseas y vómitos.
·       Melisa: es una de las plantas medicinales más eficaz para las nauseas de la quimioterapia.
·       Jengibre: esta especia es uno de los remedios más utilizados para combatir los efectos secundarios de la quimioterapia (en infusión dos veces al día y como condimento en las comidas)

Espero que os sirvan de ayuda estos consejos y al menos podamos paliar un poco los efectos de estas terapias tan agresivas


Blog de recetas sanas: http://recetascocinasana.blogspot.com/
Contacta con la dietista: http://www.dietetik.es/